10 de Febrero: cumpleaños del blanco en el vestido de novias

Vamos a comenzar relatando lo más bonito de esta historia. La Reina Victoria I de Inglaterra conoció a su primo, el Príncipe Alberto de Sajonia,  antes de convertirse en reina. Él era uno de los pocos hombre jóvenes que Victoria había tratado en su vida y el primero con el que se le permitió conversar a solas, pero  desde el primer momento lo que sintieron el uno por el otro era tan inmenso y verdadero  que del romance pasaron a convertirse en marido y mujer,  el 10 de Febrero de 1840, basando su matrimonio, de  principio a fin, en la confianza y el respecto.

La reina Victoria eligió para su boda un vestido de novia blanco. Es ahí donde  nace, como tal, el que hasta hoy es el color por excelencia de todas las novias.

Éstas antes se casaban de cualquier color excepto de negro, por estar asociado al luto, y de rojo, por estarlo a la prostitución.

Pero ella no eligió el color blanco porque significase inocencia, pureza o virginidad, sino por el capricho de cambiar la “moda” de aquellos tiempos en que se usaba cualquier otro color de vestido  para luego poder utilizarlo en otras celebraciones. El impacto que produjo inició la tradición que continua hasta hoy.

El vestido  -diseñado por William Dyce- fue confeccionado en seda y encaje. Estaba compuesto por un corpiño ceñido, acabado en pico con escote barco, una falda acampanada plisada, un ligero polisón y una gran cola. La Reina Victoria realizó varios cambios, como salpicarlo de flores de azahar o añadir un gran volante al escote de encaje.

La novia complementó el vestido con otra innovación: un precioso velo de encaje Honiton, que caía desde una corona de flores de azahar. Las únicas joyas que la reina Victoria lució fueron un collar y unos pendientes de diamantes turcos, y un broche de zafiro (regalo de Alberto).

 Y si os interesa saber más de la historia de la Reina Victoria, os dejo el tráiler de la película  “La joven Victoria” que cuenta  esta gran historia de amor.  Para mí una de las historias de amor más bonitas que he visto.

https://www.youtube.com/watch?v=N3kFwJ0-d6Q

La fantasia del Carnaval en las bodas

Por todos los rincones, los disfraces y la gastronomía de estas fechas están presentes  en todas sus variedades en  Galicia y en toda España .

Al ser una de las fiestas más populares  del año, muchas parejas optan por celebrar su boda en estos días. Son celebraciones civiles,  en las que la imaginación y la fantasía  alcanzan su máximo esplendor. Todo está permitido, incluso los invitados más cohibidos pierden el sentido del ridículo y disfrutan como niños cada momento.

Para  crear una boda de inspiración en el Carnaval se pueden hacer muchas cosas, veamos algunas:

–          Menú : degustación de la gastronomía típica de estas fechas.

–          Vestimenta de los invitados de fantasía.

–          Decoración basada en detalles  con colores rojos, dorados o  negros.

–          Coplas preparadas para los novios a ritmo de chirigotas.

–          Baile de máscaras.

–          Pasteles de boda  multicolores.

–          Reportaje fotográfico de los novios en una feria o en un carrusel.

–          Peluquería: todas las invitadas peinadas con el mismo look.

–          Photocall  en una carroza.

–          Actuaciones organizadas por los invitados.

–          Mesas con nombres de comparsas. Los invitados de  cada mesa pueden ir vestidos con  distintas temáticas.

La risa y la fiesta están garantizadas en las bodas cuya temática es el Carnaval pues son lúdicas de  principio a fin, y qué mejor ocasión para liberarse y emborracharse de alegría.

Saludo de los novios a los invitados el día de la boda

Tras el corte simbólico de la tarta por parte de los novios, mientras se sirven los cafés, la mayoría de los recién casados se pasean por las mesas para hablar con los invitados, al tiempo que  algún familiar o  los mismos novios les reparten un detalle. Pero entre que algunos no reparten regalos o no les apetece andar de mesa en mesa pues entienden que todos  los asistentes están invitados porque son importantes para ellos  os aportamos  otra manera de realizar el saludo.

Para evitar ese tiempo ,que para muchos es “eterno” , lo más correcto  sería ir recibiendo  uno por uno a sus invitados a la entrada del banquete antes de entrar a comer o a cenar,  así todos en orden os felicitarían y desearían  todo lo mejor para vuestro matrimonio.

Y antes,  anunciaríais  vuestra llegada  al aperitivo  haciendo un primer brindis, alzando las copas , dedicándoselo a todos, y luego disfrutaríais  del mismo con las personas con quienes de verdad queráis compartirlo sin tener que sufrir la avalancha de besos y abrazos.

De esta forma, evitamos  dobles saludos y besos, tanto a la llegada al aperitivo como a los postres.

 En la mayoría de nuestras bodas utilizamos esta forma de  actuación pues  es más elegante, y de esta manera, conseguimos  poner  orden   los tiempos de la celebración.

 Pero bien es cierto que es necesario contar la presencia de una persona que lo coordine, sino será un trabajo en vano.