La boda de una wedding planner: María de Marilé Eventos relata su boda

Ha llegado el día de escribir en un post como una mujer casada, ¡Uff suena fuertísimo!. El pasado 10 de noviembre me casé y mi felicidad se hizo aún más grande al darme cuenta la expectativa que generaba a muchas de vosotras, la revelación de cómo fue la organización de la boda contándoos mi experiencia como noviaHacerlo, a mí también me emociona muchísimo y la idea de compartirlo con todas vosotras envuelve mis sentimientos.

Os confieso que desde que publiqué la noticia de la pedida de mano en Suiza, no solamente soñaba con que llegará el día en el que mi hoy marido me viera vestida de novia, sino que también, cómo me sentiría con mi vestido fundamentalmente.

Dentro de la lista de pendientes de la boda, sin lugar a duda la más difícil fue la definición de mi look de novia, ¿La razón? … mi figura y la idea de vestido que tenía en mi cabeza, no coincidían y eso me preocupaba.

Desde que Adrián me dió el anillo de compromiso e incluso antes de que me hiciera la tan esperada pregunta, tenía clarísimo cómo quería verme en tan importante e inolvidable día. De hecho, tuve que dar mil excusas y pretextos a proveedores por mi “terquedad” en desear un modelo concreto.

El objetivo de mi look de novia estaba basado en encontrar un vestido que fuese completamente distinto en alguna de sus partes a lo ya visto.

Tenía dos cosas muy claras: que fuese sin encaje y que estuviese confeccionado por una modista de las  pocas quedan ya … y a la que le tengo un especial cariño por muchas razones.

Al contrario de lo que muchas puedan pensar fui de lo más práctica en todas mis decisiones relacionadas con la boda … ¡Cero complicaciones y estrés!. Os confieso que me sentía rara y mal conmigo misma, ya que durante los meses de organización siempre pensé primero en mi trabajo, con mis novias, y mi boda la estaba dejando un poco del lado.

Esa sensación empeoraba porque veía a todo mundo, incluidas a mis novias, más emocionadas y pendientes de todo más que yo. De hecho bromeaba con mis proveedores, amigas y amigos diciendo que la María novia no tenía nada que ver con la wedding planner de bodas que todas y todos conocen.

Obviamente, sabía que mi boda iba a ser un día feliz e inolvidable y que iba a estar muy emocionada, pero jamás pensé que literalmente iba a sentir el amor en el aire y que iba a inundarnos a todos de un amor de lo más puro, profundo y tangible.

Lo inesperado del día de mi boda fue que nunca me había sentido tan amada y querida, ni tan especial tanto por el ahora mi marido como por todas las personas que nos rodearon de alegría con la mejor de las actitudes desde el inicio de la ceremonia hasta el último baile.

Momentos favoritos de la boda:

  • ¡Fue perfecto guardar a todos el secreto del vestido!. A pesar de la “tragedia” de no encontrar un vestido que se adaptará a mí y a mis gustos, la idea de que nadie me influyese para conseguir mi objetivo es mi mayor orgullo. Mi look de novia lo complementé con un maquillaje natural y un peinado de novia recogido y pulido. Me incliné hacia la sencillez para no verme saturada debido a que el vestido por sí solo ya era más que suficiente para no verme muy llamativa. Por este motivo decidí no llevar tocado de novia. Además, opté a manera de detalle, por unos pendientes de diseño para no romper con la armonía del conjunto. La verdad es que ese día me sentí la mujer más guapa del mundo y nunca voy a olvidar la reacción de mi prometido cuando me vió por primera vez …  ¡Fue lo máximo!.
  • Recuerdo que mientras caminaba hacia el punto en el que se llevaría a cabo la ceremonia, y me hablaba mi padre/padrino … ¡Me urgía ver a Adrián!. Y cuando caminaba por el pasillo solamente lo vi a él y mi sonrisa lloraba de emoción.
  • En nuestros votos contamos algo más que nuestro amor, describimos el gran equipo que éramos y que siempre seremos como pareja … e incorporamos los agradecimientos a los asistentes -algunos desplazados desde otros países- y a los que no pudieron estar, porque su cariño para nosotros también es esencial.
  • El momento del aperitivo de la boda fue increíble ya que veíamos a todos nuestros invitados disfrutando, y eso nos decía que habíamos logrado nuestro propósito.
  • El baile nupcial fue único … en la pista flotábamos, éramos él y yo y nos dijimos muchos ¡te, quiero! con el sonido de nuestra canción.
  •  Casi al final de la noche, la suelta de farolillos de los deseos además de ser una gran sorpresa, fue un momento muy emocionante para todos. ¡Me encantó!.

Sin duda mi boda superó mis expectativas. ¿Las razones?. Fue la boda que tenía que vivir y confirmó la frase de “Las cosas siempre pasan por algo” , frase que me caracteriza. Adrián y yo no nos separamos en ningún momento y además logramos uno de nuestros cometidos: nadie de los que asistieron la olvidará.

Muchos os preguntareis, ¿Fuiste más wedding planner o novia? … desde luego novia al 100%  … Marilé a demás de ser mi madrina en la vida real fue mi wedding planner. Yo era consciente de que necesitaba a alguien para ayudarme a planificar mi boda y ella estuvo ahí para resolver cosas que por muy insignificantes que me parecían no se me pasaran. Por otro lado, dado que me conoce muy bien dado nuestro vínculo familiar y por su experiencia en el mundo de las bodas me recordaba cada poco pequeños detalles  que se me iban pasando por alto para que todo saliera perfecto … su ayuda fue un tremendo respiro y una gran apoyo.

Definitivamente estoy segura también que mi boda no se hubiera dado sin la eficiencia, profesionalismo y compromiso de los proveedores que participaron en todo lo que fue sucediendo en la planificación y en el propio día de la boda. Su implicación fue de 10 … ¡son formidables!.

1-      Academia de baile Soul, preparó la coreografía del baile nupcial.

2-      Aixa Romay solista, amenizó la ceremonia civil así como el aperitivo.

3-      Cris Camba florista, diseñó el ramo de la novia y ramos regalo.

4-      Dani Dj, fue el encargado de la fiesta.

5-      Enigma eventos, prepararon la suelta de farolillos.

6-      Ferrín Costa autocares, se encargó del traslado de los invitados.

7-      Handicap Cero, fue la tienda de alguna compra de la novia.

8-      Hotel Attica 21, se utilizó para el uso de los novios.

9-      Hotel Carris Marineda, fue para el uso de los invitados.

10-   In&Formal, se encargó de vestir al novio.

11-   Josmaga, organizó el banquete nupcial en el Pazo de San Tirso.

12-   Jimmy Choo y Lolita Blu, fueron los zapatos de la novia, de la ceremonia y fiesta.

13-   Las delicias de Teresa, realizó la tarta nupcial y puso unas galletas especiales para los invitados.

14-   La Diapo, se encargó de la fotografía.

15-   Le Boisson , la coctelería que puso el sabor a los cócteles y combinados de la wedding bar.

16-   Love Story, se encargó del vídeo.

17-   Luciasecasa shop, fue la tienda online de las letras de los platos de los comensales.

18-   Magnolia Concept, preparó toda la decoración del pazo (ceremonia y banquete).

19-   Maryl centros de peluquería y belleza, realizó los estilismos y maquillajes de la novia e invitadas.

20-  Mercedes modista, confeccionó el vestido de la novia y algunas invitadas.

21-  Mimbre regalos, detalles para las invitadas.

22-  Pluma y Collar, accesorios para la completar el look de la novia.

23-   Sabelas papelería, realizó las invitaciones.

24-   Space Food, personalizó un surtido de regalos dulces.

25-   Tejidos Fidalgo fue donde se realizó la compra de las telas del vestido de la novia.

26-   Vaalbará Travel, disenó el viaje de novios.

27-   Violinista Mijail Moratov, amenizó momentos del banquete.

28-  Vivo Eventos, entretuvo a los más peques con juegos, cuentacuentos y risas y más risas.

29-  Wildeman joyería, encargada del diseño del anillo de pedida, de los pendientes de la novia y de las alianzas.

30-Yunes’s Barbershop, se ocupó del cuidado personal del novio, padrino y otros invitados varones.

Ahora vuelvo a mi trabajo habitual de wedding planner, pero sin duda volvería a repetir el “momento novia”, ya que al igual que cualquier novia desde el otro lado, fui una novia más con la impaciencia de vivir el día más importante de mi vida como todas: FELIZ.